Rosquillas de anís alargadas. Alias: Huesillos.

Estándar

Estos rosquillas huesillos son de las cosas más fáciles que conozco. El recuerdo que tengo de ellas es hacerlas con mi madre y mi hermana en tardes de esas que no se podía salir porque llovía. Lo normal es que hiciésemos formas a la masa: nuestras iniciales, corazones y animales (un poco amorfos). Era de lo que nos dejaban participar porque cuando había que freírlas, mi madre nos ponía a circular fuera de la cocina porque cuando había aceite caliente de por medio… la cocina era un lugar prohibido.

Los ingredientes son básicos: 3 huevos, 1 sobre de levadura química, 450-500g de harina de repostería, 1 copita de anís, con la medida de medio huevo: 3 de aceite de oliva y 6 de azúcar.Se mezcla todo y amasa hasta que amalgame. El color que adquiere es un yema claro y la masa desprende un olor a anís… creo que cruda también estaría rica. Se va cortando la masa y preparando unos churritos del tamaño que se quiera. Yo normalmente los hago de tamaños variados, a fin de cuentas a veces te apetece un bocadito y otras algo más contundente. En casa mi madre preparaba rosquillas, de ahí el título, pero a mí no me gustaba esa forma y siempre lo hago en formato bastoncillo.

Se prepara una buena sartén con aceite de girasol (atención con la Tª, no se tienen que hacer en dos segundos… se tienen que hacer poco a poco) y se fríen hasta que alcancen un tono doradito, pero no achicharrado.

Y se escurre el exceso de aceite sobre un papel de cocina absorbente.Con las cantidades de la receta salen un montón de bastoncillos, aquí sólo pongo una de las latas de las dos que han salido y la más pequeña además. El corte ese que sale en la panza del bastoncillo sale solo, no es que los haya cortado ni nada por el estilo. Al freirse, la masa crece un poquitín y se abre… la verdad es que parecen los greñados de algunos de los panes que hago :).

Hay gente a la que le gusta espolvorear azúcar lustre o rebozarlas por azúcar normal según salen de la sartén, pero a mí me gustan de esta manera.

Y nada… a comer.

About these ads

»

  1. no sé si es así lo de los comentarios , pero me apetece decirte algo:

    Que riquisimos, están como para hincarles el diente, y además hasta parecen fáciles , entran ganas de hacerlos . Yo creo que son lo que nosotros llamamos huesillos , no?
    Estupendo cocinilla.

    • Sí, es así lo de los comentarios :).
      Y lo de las rosquillas/huesillos… es verdad que se llamaban huesillos, no recordaba el nombre… con lo fácil que es! Le cambio el título ahora mismo al post.
      Hazlos, sí!!! Están tan ricos… JL dice que son adictivos.. que tienen un regusto de fondo extraño, pero que engancha. Yo creo que es el anís.

  2. Hoy probé la receta, y tengo que decir que salieron buenos, peeeero:
    1. Para mi gusto quedan un poco sosos de azúcar.
    2. Aunque llevan el licor de anís (yo les puse Castellana) les faltan unos anises en grano, como siempre les ponía mi abuela, que les da un toque especial.
    3. Usé levadura Royal, y tienen un regustillo picante al final, por lo que recomiendo no echar el sobre completo.

    • Lo del tema del azúcar, siempre genera discordia. A mí personalmente me gusta que las cosas no sepan mucho, es decir, ni muy azucaradas ni muy saladas. Yo soy la menos dulce y salá de la familia :).
      En cuanto a los granos de anís… sí, sí, sé de gente que le pone y la verdad que rico queda, pero lo tengo como más asociado a los pestiños, fitetú.
      Y lo de la levadura. Pues seguramente tengas razón, pero nunca había cuestionado la receta familiar.
      Habrá que probar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s